Cuando su hermana pequeña se negó a practicar incesto con él, no supo aceptarlo, se lanzó sobre ella y comenzó a agredirla – ¡Cierra tu boca de puta! – la dijo mientras intentaba quitarle la ropa, ella se resistió, no se puede decir que no lo hiciera, pero la fuerza bruta manda en estas situaciones, y cuando la niña se quiso dar cuenta ya estaba completamente desnuda. Su hermano la abofetea, se agarra la polla, apunta, y la clava hasta el fondo de su coño: la niña llora al ser consciente que está siendo violada por su propio hermano

(30179)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*