Es una tarde como cualquier otra en esta pequeña familia rusa, ella está divorciada, y él es su único hijo, viven solos en la casa y el incesto se ha convertido en algo cotidiano. Desde hace unos meses la madre consideró que su pequeño se había hecho hombre y como tal debía aprender todos los secretos del sexo, ¿quien mejor que su propia madre para enseñárselos?. Y es que las rusas tienen fama de frías pero en la intimidad son mujeres muy calientes, quizás no muy cariñosas, pero si muy calientes, si no me crees mira lo loca que se pone esta incestuosa mama con la verga de su hijo…

(13074)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

2 Comentarios