A esta mujer no le ha ido bien la noche porque no ha ligado con nadie y quería terminar con el coño lleno de leche. Así que cuando llega a casa borracha lo único que se le ocurre es ir a la habitación donde duerme su hijo para ver si se lo consigue beneficiar. La tía le agarra la polla, se sube encima suyo y se folla rápidamente a su hijo sin que el chico, que estaba dormido, pueda reaccionar para plantearse lo que está pasando. La guarra se mueve como una loca y en cuanto nota la leche en su coño se levanta y se va.

(87002)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*